Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 30 septiembre 2011

Las mujeres toman el mando

Madrid, 30 sep. (COLPISA, Susana García).

-Las ventas de 1.245 millones de euros sitúan al país en el cuarto lugar de Europa por consumo de software de entretenimiento.

El 41% de los videojugadores españoles son mujeres mayores de 15 años. Además, el 24% de los adultos juega de forma habitual en consolas y ordenadores, lo que coloca a España como el quinto país europeo con mayor volumen de ‘gamers’ adultos, según el estudio ‘Estilos de vida y valores de los jugadores de videojuegos españoles’, realizado por la asociación española de distribuidores y editores de software de entretenimiento (aDeSe). España es, además, la cuarta potencia europea en consumo de videojuegos, con unas cifras de ventas superan los 1.245 millones de euros.

Por edades, el 45,3% de los ‘gamers’ españoles tienen entre 7 y 34 años. Entre los 35 y los 40 son videojugadores habituales el 15,6% y, por último, el menor porcentaje corresponde a la edad comprendida entre los 45 y los 54 años, cuya cifra es del 7,8%. En cuanto al estado civil de los ‘gamers’, el 52% está casado o bien tiene una relación estable en pareja.

Sobre el tiempo que se pasa ante la consola o el ordenador, el estudio indica que el 43% dedica entre una y cinco horas a la semana, mientras que la cifra europea es del 45%. El 9% juega entre seis y diez horas y el tiempo de los más viciados con las ‘maquinistas’, un 10%, juega más de dieciséis horas semanales.

Los videojuegos ya no son sólo una opción de ocio para los más jóvenes, sino para todos los públicos. Además, han dejado de ser una fórmula de entretenimiento individual para convertirse en una opción de ocio en grupo. La conectividad entre usuarios a través del juego ‘online’ y la tendenciaa los juegos sociales han sido factores determinantes en el cambio.

El estudio de la patronal del sector muestra que los videojugadores “utilizan el videojuego como una forma más de entretenimiento, como si fueran al cine o al teatro”, afirma Alberto González Lorca, presidente de aDeSe.

Respecto al perfil del usuario español de videojuegos, el estudio aleja el tópico de que es una persona apoltronada. Según el estudio, el 70% realiza actividades al aire libre y el 61% es aficionado al deporte. Además, los canales de entretenimiento que más utilizan son la televisión, las relaciones personales y las redes sociales. En cuanto a lo que les interesa, hay una gran mayoría que prefiere la tecnología, al igual que el cine o los viajes. Sin embargo, la religión o la política son temas que se quedan atrás. Además, el 75% asegura que colabora para mejorar el medio ambiente con acciones como el reciclado o el ahorro de energía y de agua.

El futuro

El 90% de estos ‘gamers’ creen que, en los próximos diez años, esta será una práctica habitual en todos los sectores de la población. Además, ocho de cada diez consideran que los videojuegos tendrán un fuerte componente social.

Tecnológicamente, los usuarios esperan que el videojuego evolucione hacia la realidad virtual. Así, nueve de cada diez piensan que en diez años casi todos los videojuegos serán en 3D y que se dejarán de usar los mandos convencionales. El 60% considera que las pantallas desapión a los campos de aplicación previstos por los usuarios para el futuro, la mayor parte de los gamers espera que los videojuegos se hayan convertido para esa fecha en herramientas de apoyo y formación útiles en múltiples áreas como la enseñanza o la medicina.

Publicado en:
Diarios regionales del Grupo Vocento

Anuncios

Read Full Post »

Madrid, 29 set (COLPISA, Susana García)

-Juan Carlos Bracho dibuja con los recursos de la era digital fundiendo en dos piezas las colecciones de arte ABC y Santander y lleva sus creaciones al buzón electrónico del espectador.

Las obras de arte suelen ser piezas únicas. Pero el arte avanza y se transforma al ritmo de los tiempos. Tanto, que puede casi autogenerase a través de los recursos digitales para viajar después a cualquier confín del globo. Se puede constatar a través de obra del gaditano Juan Carlos Bracho (La Línea de la Concepción, 1970), que presenta en el museo ABC un proyecto innovador con el que, además, convierte al público en artista. Bajo el título ‘Un mensaje para Anabel’ se esconde una obra aparentemente única nacida de la fusión de dos piezas de las colecciones de arte ABC y la Fundación Banco Santander. Una pieza que, a su vez, se clonará y multiplicará exponencialmente por medios digitales.

Bracho participó en ‘Conexiones 02’, un programa del museo ABC en el que un artista es invitado a componer una tercera obra a raíz de otras dos. La primera que eligió pertenece a la colección del propio museo ABC y es un retrato del fundador del histórico diario, Torcuato Luca de Tena, realizado por Joaquín Xaudaró en 1929. La otra es un bodegón francés anónimo del siglo XVII y corresponde a la Fundación Banco Santander.

Además de la nueva obra y su proceso, la exposición muestra dos vídeos de 18 minutos. Cada uno está compuesto por cien imágenes, tanto del museo ABC como de la Fundación Banco Santander, que se superponen con una opacidad del 10% y crean una nueva imagen.

Según su creador, ‘Un mensaje para Anabel’ reflexiona sobre el concepto de colección en nuestro presente. “Es una red, un tejido permeable plagado de conexiones internas que deja pasar unas imágenes mientras rechaza otras, dando lugar al final a una composición particular donde cada espectador, cada usuario, es una suerte de coleccionista que toma sus propias decisiones sobre ese texto nunca concluido”, describe Bracho.

En red

Aparte de mostrarse en el museo ABC, la obra de Bracho se podrá disfrutar y recrear en casa. Será gracias al formato multipágina y a su conexión con la red. En la página web del proyecto (www.unmensajeparaanabel.com), cada usuario/espectador se puede suscribir a la iniciativa, lo que significa que recibirá cada día por correo electrónico y durante 45 jornadas una entrega fragmentada de la obra, es decir, un folio con una parte de la pieza. Transcurridos los 45 días, esa persona podrá imprimir los 45 folios y ensamblaros a modo de ‘collage’. Esto le permitirá tener la propia obra de Bracho en su casa.

“El arte tiene muchas visiones”, afirma el autor, que convierte al espectador en cómplice creativo y le otorga la opción de compartir su aventura creadora, de modo que podrá colocar y pegar las entregas de la manera que prefiera, formando así otra pieza nueva. Al final del proceso, cada creador recibirá un certificado nominal con la numeración de la copia que ha recibido (si la ha reproducido igual que Bracho). Y es que lo que el autor quiere es “convertir al espectador en artista al montar como quiera su obra”.

El número de piezas reproducidas será ilimitado, ya que cada usuario podrá reenviar su mensaje, creando así una cadena. Cuando el público haya finalizado el montaje, podrá enviar, de manera voluntaria, una imagen de la obra ya finalizada o del proceso junto con una historia. Con este material Bracho editará un libro que recoja todas las imágenes e historias elaboradas por su público.

Esta iniciativa es una manera fácil y económica de acceder y configurar una obra de arte en casa, una creación dúctil y susceptible de ser trasladada a diferentes lugares con un simple movimiento: plegar el montaje.

Publicado en:
las webs del grupo vocento

Read Full Post »

Madrid, 28 set (COLPISA, Susana García).

-Italia y Suiza son los países invitados del festival de novela negra y policiaca.

Noventa autores desembarcarán entre el 14 y el 23 de octubre en la cuarta edición de Getafe Negro que tendrá como países invitados a Italia y Suiza. El escritor Gianrico Carofiglio será el encargado de la inauguración en una mesa redonda con Lorenzo Silva, escritor y comisionario del evento, y la periodista Mavi Doñate. Junto al Carofiglio, llegarán a la localidad madrileña Maurizio de Giovanni, Marco Vichi, Francesco Forgione y el autor suizo de habla italiana Andrea Fazioli.

Uno de los encuentros más destacados será el del escritor irlandés John Banville, uno de los mejores escritores de novela negra del mundo y padre del médico forense Quirke. A parte de los encuentros y mesas redondas, en Getafe Negro también habrá momentos para el cine, el teatro, los conciertos de jazz, la danza y el cabaret. Y del 7 al 9 de octubre el festival abre boca a su público con una ruta de cócteles en quins y aceptación social de la novela negra. Los temas abordados en el festival serán “la violencia de género, los jóvenes, delincuencia y educación, destacando la generación ni-ni (ni estudia ni trabaja), y la guerra, red y revoluciones”, confirmó Silva, quien se siente muy agradecido por estar al cargo del festival.

El alcalde de la localidad, Juan Soler, cree que la novela negra “tiene un gran parentesco con la novela de misterio pero su fin no es saber quién es el asesino, sino describir muy bien la trama.

Además, suele estar protagonizada por perdedores”. Además, se ha comprometido públicamente a aumentar el presupuesto de ediciones posteriores para “mejorarlas”.

En Getafe Negro se entregará el premio José Luis Sampedro a una figura destacada por su labor humanística dentro de la literatura, al igual que el XV premio de novela negra ciudad de Getafe y se sabrá el ganador del concurso de microrrelatos de la escuela de escritores. Para terminar, el festival desarrollará una yincana, ‘Caso Getafe’, en la que los más curiosos podrán resolver un misterio ocurrido en la localidad.

Publicado en:

Read Full Post »

El arte de graffitear

Madrid, 28.set. (COLPISA, Susana García)

-Mario Suárez recorre en su libro ‘Los nombres esenciales del arte urbano y el graffiti español’ la vida del arte urbano español

-A veces la sociedad lo considera vandalismo. Muchas de ellas tienen razón. Pero otras tantas se equivocan. Pintar en la calle puede tener sentido, pero eso, algunas personas no lo reconocen porque, simplemente, no lo ven.

El periodista Mario Suárez es el encargado de trasladar esas ideas del arte del graffiti o, como es llamado ahora, el arte urbano o ‘street art’, mediante la publicación de su libro ‘Los nombres esenciales del arte urbano y el graffiti español’. El libro, que salió a la venta el 6 de septiembre, hace un extenso recorrido sobre los principales artistas del mundo graffitero desde sus inicios en España, situados en la década de los años 80, hasta la actualidad.

En la época de los años 60-70 este nuevo arte surgía en países como EEUU. Pero, ¿quién comenzó con toda esta serie de pintadas callejeras en España? Juan Carlos Argüello (1966-1995), más conocido como Muelle, ya que firmaba con ese apodo en forma de un muelle. Él fue el autor de la frase “Con nuestras pintadas le devolvemos a la ciudad parte del oxígeno que le roban los fabricantes de spray”. Muelle surgió de la nada, fue “el pionero de la corriente de los autóctonos o flecheros”, explica Suárez. Y esa denominación es porque su firma culminaba con una flecha, por lo que se les denomina de esa manera a los siguientes graffiteros influidos por Muelle. Él comenzó en esa época dominada por la movida madrileña y era cercano a la música punk. Este movimiento, como dice Suárez, va de la mano de música como “el rap, el hip hop, el skate o el punk”. Suárez comenta una anécdota, y es que “hubo gente que se pensaba que, a causa de sus pintadas, pertenecía a una banda de narcotraficantes”. Pero mucho se equivocaban, pues era el iniciador de un nuevo arte que dominaría España por lo menos, los siguientes 30 años.

“No hay diferentes corrientes, sino diferentes formas de expresar el arte”, afirma el periodista. “Lo que cambia es el escenario, es decir, las fachadas, los muros, las esculturas, etc. Por ejemplo en Brasil utilizan las favelas (asentamientos precarios dentro o alrededor de las grandes ciudades)”, comenta. Por tanto, esa es la única diferencia entre los graffitis de diversos países, el lienzo en el que están pintados.

Los inicios del actual arte urbano se caracterizan por estar marcados con un mensaje político y social. Eran una manera de reivindicación contra ese sistema del que sus padres eran contrarios. Hoy en día, aunque el graffiti primario haya evolucionado hacia un dibujo, una sensación, un símbolo, también encontramos paredes en las que destacan esas frases o, simplemente palabras que denuncian el contexto actual. Suárez aclara que al principio se denominaba graffiti, pero su evolución lo sitúa ahora en el término arte urbano.

Uno de los aspectos en los que se demuestra que es un arte y no se trata sólo de ensuciar las calles de las ciudades es que en la pasada noche en blanco de Madrid, el Ayuntamiento de Madrid contrató a estos nuevos artistas para hacer un show para que así la gente disfrutara con su pintura. El madrileño Suso33, pionero de la era postgraffiti,  tuvo el honor de representar la noche en blanco española en Europa.

Los graffitis en nombres

Algunos de los graffiteros más consagrados, aparte de exponer su obra en diferentes barrios como el de Malasaña en Madrid, caracterizado por sus graffitis, acuden a galerías para vender sus diseños por un precio de entre 15.000 y 60.000 euros. Sixeart es ya un veterano en este mundo. Comenzó a finales de los 80 en Barcelona y ha formado parte de numerosas exposiciones. La más importante fue en la galería Tate Modern de Londres en el año 2008. Esta fue la primera exposición dedicada al arte urbano a nivel mundial y él fue el único español que estuvo en ella. A otros como Spok o Eltono les invitaron a decorar las fachadas de su alrededor.

A parte de la gran exposición, sus pinturas han recorrido muestras en Lima (Perú), Londres, Madrid y Barcelona. En 1998, Sixeart montó su propio taller para poder pintar libremente. A través de su obra, caracterizada por un estilo infantil y dividida en tres partes: ‘Niños malos con flequillo’, ‘Circuitos’ y ‘Animales mutantes’, expresa sus vivencias, preocupaciones por la evolución, melancolía urbana, etc. En la calle Barco, situada en el centro de Madrid se puede disfrutar de una de sus obras que ocupa los tres pisos de la fachada de un edificio.

Otro de los más conocidos en nuestro país es Eltono, quien ha plasmado también sus diseños en camisetas, bolsos, suelos, puertas e incluso sillines de moto. “Empecé a pintar graffiti por la calle en 1989 cuando vivía en la afueras de París porque me fascinaban las pintadas que veía por la vía de tren entre mi ciudad y el centro de la capital francesa. Se repetían los mismos nombres muchísimas veces en todas las paredes a lo largo de las vías y con unos estilos increíbles. Era fascinante”, explica. Pero no fue hasta 1999, año en el que se mudó a Madrid, cuando su estilo “cambió radicalmente y decidí combinar mi formación artística (licenciatura en Artes Plásticas en la universidad París y dos años en Bellas Artes en la universidad Complutense de Madrid) con mi pasión por pintar en la calle. Desde entonces dejé de pintar mi nombre por la calle y mi obra evolucionó hasta las piezas abstractas y geométricas que me caracterizan hoy en día”, comenta. Admite que su obra más importante son las dos fachadas que pintó esta primavera en Varsovia (Polonia). “Fue mucho trabajo, mucho rigor y precisión a la vez de una experiencia increíble”, explica el artista. Las dimensiones de sus obras oscilan entre 50cm x 50cm hasta 50m x 26m. Aunque son unas dimensiones importantes, admite que “pintar no cuesta dinero”.

El madrileño Spok empezó a pintar en el verano del 89 con tan sólo once años y con una simple excusa, la de la imitación. “En aquella época todos los niños jugábamos en la calle y había un juego relativamente nuevo que se llamaba graffiti y que todos los mayores hacían, así que no hice más que imitar lo que veía”. Él, junto a los ya nombrados, fue uno de los que estuvieron en los alrededores del museo Tate Modern y piensa que “siempre está bien trabajar con instituciones de renombre” para que la gente lo admire más. De allí guarda una anécdota muy curiosa, “la insistencia con la que muchas personas que pasaban me preguntaban si yo era el mítico graffitero Banksi”. Con más de 2.000 fachadas pintadas de realistas pinturas, incluyendo verjas de tiendas, Spok cree que al mundo del graffiti “Le falta volver a ser una novedad, ya está bastante digerido por el público”.

En el lado no tan conocido está Keru. Este madrileño de 26 años pintó su primer graffiti en el 2000, aunque años antes ya se había encargado de decorar las mesas y sillas de su colegio. Pasó de pintar un vagón de metro, por el que fue multado, a decorar verjas de comercios por encargo, de las que se suele sacar unos 200 euros. Su inicial firma era Shocker, como el personaje de Marvel, pero después decidió acortarlo a Kher. Como otro de sus colegas firmaba así, decidió quitarle la h y agregar una u, lo que en portugués significa querer. “Hay tantos tipos de graffitis como tipos de personas”; afirma. Aunque ve difícil ser “reconocido como graffitero y exponer en galerías de arte” le gustaría vivir de ello. Y gracias a sus pinturas y a que trabajó de diseñador de bordado, ahora cuenta con una marca de ropa, ScarfaceK, en la que sale unos de los muñecos que más ha pintado por mas paredes de Madrid.

Banksy, la figura internacional

El desconocido Banksy es la principal figura internacional del graffiti, el muso o la musa de la gran mayoría de artistas urbanos. Lo único cierto que se sabe de él es que es británico. El resto, queda en la imaginación y suposiciones de muchos. Se trata de un artista totalmente desconocido por todos. Se cree que nació en 1974 en Bristol. Nadie conoce su cara. Nadie sabe su nombre. Es todo un misterio. Su obra comenzó en las fachadas de su ciudad natal en torno a la década de los 90 con el objetivo de mostrar al mundo una visión distinta a la que dan los medios de comunicación. Sus graffitis recorrieron las fachadas de todo el mundo, empezando en una exposición en Londres en el año 2000 y terminando cinco años más tarde con la creación de murales sobre el muro de Cisjordania, ese muro construido por Israel en los territorios ocupados por Cisjordania. En numerosas galerías, como la Tate Modern, se ha introducido disfrazado para colgar sus obras de manera clandestina y que nadie sepa su identidad.

Otro de los graffiteros internacionales es Obey Giant (Shepard Fairey). Él diseñó el mítico cartel de Obama en el que aparece la foto del presidente estadounidense en distintos colores y debajo la palabra ‘hope’ (esperanza) o ‘progress’ (progreso).

Suárez cree que todos estos nombres, junto a otros más anónimos, son los nuevos y futuros artistas de la época contemporánea.

Publicado en:

Diario Hoy
Diario Ideal

Read Full Post »

Madrid, 23 set (COLPISA, Susana García)

El humor no es el mismo para todos. Y de eso se ha dado cuenta la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO). La junta directiva parece dar marcha atrás. Y es que las polémicas viñetas humorísticas traen cola. Josep María Laila, presidente de SEGO, ha hecho público un escueto comunicado en el que manifiesta que la junta directiva se encuentra analizando el contenido de las viñetas y línea de actuación de los ginecólogos de España”. “Cualquier interpretación distinta a esta, debería considerarse fuera de lugar y no respondería a la realidad del comportamiento de los profesionales de la ginecología ni de la sociedad científica que nos representa”, recalca Laila

El contenido de estas viñetas, que se publican en la revista electrónica de la sociedad, no sentó bien a las asociaciones ‘El parto es nuestro’ y ‘El defensor del paciente’, quienes denunciaron, públicamente y ante el Instituto de la Mujer, su denigrante contenido.

Estas asociaciones argumentan que en las viñetas, el dibujante Javier Server Gonzálbez, ginecólogo del hospital San Francisco de Borja, (Gandía), “no tiene respeto por ninguna mujer, ni por las gordas ni las flacas, ni las prostitutas, ni las de avanzada edad. Si él quiere dibujar eso, que lo haga en su casa, pero no en una revista de una sociedad científica”.

A la denuncia pública se suma la del Instituto de la Mujer. Su directora, Teresa Blat, considera que las viñetas “atentan contra la dignidad de las mujeres, que son sexistas, ridículas y que no representan al colectivo de ginecólogos de este país”.

Publicado en:

Read Full Post »

Madrid, 22 sep. (COLPISA, Susana García)

-De las 1.166 obras presentadas, ‘Blues de Trafalgar’ se lleva los 30.000 euros del premio

El premioCafé Gijón 2011ya tiene dueño. Esta vez le ha sido otorgado a un librero sevillano, José Luis Rodríguez de Corral, autor de la novela ganadora ‘Blues de Trafalgar’, que describe la corrupción y el mundo negro de la política.

El premio se entregó en el Café Gijón de Madrid, donde José María Guelbenzu, presidente del jurado, señaló que la obra posee “una gran coherencia narrativa porque ningún elemento sobra y no deja cabos sueltos, lo que demuestra un importante dominio de la escritura novelística”. Este año 1.166 obras fueron presentadas a concurso, cifra récord desde que nació este certamen en 1949; una iniciativa que partió de Fernando Fernán-Gómez, actor y escritor.

‘Blues de Trafalgar’, que se venderá en enero del año que viene, describe una trágica situación que hace que un grupo de amigos se enfrente entre sí en un marco visto desde la actualidad y los ideales de la juventud. El propio autor del libro destacó que, con esta trama, ” el lector se situará en la difícil tesitura de decidir qué es lo correcto y qué no”.

Librero de profesión, Rodríguez de Corral decidió convertirse en escritor después de leer y leer. Entre sus títulos se encuentran ‘La cólera de Atila’, ‘La noche de Cipión’, ‘Macondo boca arriba’, ‘Memoria y fábula de Manuel Ferrand’ y su primera novela ‘Llámalo deseo’, por la que recibió el premio La sonrisa vertical en 2003.

Publicado en:
El Diario vasco

Read Full Post »

Gorbachov y el fin de un imperio

Madrid, 22 set (COLPISA, Susana García).

-Un diplomático y un periodista recuerdan cómo y por qué se desintegró la URSS

Volvemos al pasado. Pero desde una perspectiva presente. Y de ello se han encargado Jesús López-Medel, presidente de derechos humanos de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSDE), y el periodista Rafael Mañueco, autores del libro “Gorbachov, ocaso y caída del imperio rojo”.

El libro recoge una de las épocas más importantes en la historia de Rusia. Comienza con el final del mandato de Breznev, dirigente de la URSS desde 1964 hasta 1982. Aunque lo esencial de “Gorbachov, ocaso y caída del imperio rojo” es el mandato de Mijaíl Gorbachov (1985-1991) y la caída de la URSS, los autores prefirieron empezar por Breznev para “situar al lector y ver la situación en la que estaba el país, cuáles eran las necesidades de aquel momento y por qué Gorbachov acometió la ‘perestroika’ (conjunto de reformas)”, explica Mañueco. A modo de resumen, el libro recoge también toda la época de Yeltsin, primer presidente de la Federación Rusa elegido de una manera directa que renunció a su puesto en 1999, dejando así a su primer ministro, Vladimir Putin, en el cargo. El prólogo está escrito por el mismo Gorbachov, quien no duda en criticar el mismo título del libro por parecer acusarle de acabar con la Unión Soviética.

El sistema comunista era un “sistema inviable” en cuanto a su sistema económico, recuerda Mañueco. “Era una economía planificada incapaz de planificar la fabricación de hasta el último tornillo, lo que daba lugar a un espacio muy grande para la corrupción, lo que a su vez hacía que en muchos sitios existiera un déficit de cosas”, explica. Y eso, ¿qué es lo que causaba? Como no se calculaba lo que había que hacer, “había regiones que se quedaban cortas de algo y otras en las que esa carencia se convertía en demasía”, afirma Mañueco. Por tanto, la consecuencia directa de esto fue la creación de un mercado negro. Esto en el aspecto económico pero, ¿qué pasa con la burocracia? Cualquier mínimo cambio o decisión tenía que pasar por una larga cola de funcionarios, lo que la convertía en un proceso lento y, a su vez, ineficaz.

A pesar de que Mañueco califica a Gorbachov como “una figura controvertida” a causa de que no llevó una línea clara como “consecuencia de esas presiones que le venían de uno y otro lado y al final se le fue la situación de las manos”, también aclara que fue un “hombre valiente” por acometer esas reformas, porque “no quiso acabar con el sistema comunista, sino reformarlo para hacerlo más eficaz, aunque los acontecimientos le llevaron a otra cosa”.

Y esa otra cosa es la desintegración del gran país, que tuvo lugar en 1991. Esta ruptura supuso una democratización. “En Rusia se acabó con un régimen despótico al venir luego Yeltsin. Aunque al final hemos vuelto a algo parecido, que es la época Putin”, considera Mañueco. A pesar de este gran y fundamental cambio, no fueron todo ventajas. “Antes la educación, la sanidad, eran gratuitos. Si hubiese sido posible mantener todo eso, hubiéramos llegado al estado perfecto, pero era inviable. La economía no daba para tanto. Todos los servicios que ofrecía el socialismo real se fueron degradando hasta el punto de que no había nada en las tiendas”, explica el periodista.” Ahora todos esos servicios se pagan porque, aunque existe la seguridad social en Rusia, “si quieres una sanidad de calidad o una educación de calidad lo tienes que pagar”, aclara Mañueco, quien califica el actual sistema ruso de “eficaz”. Pero también señala que en Rusia existen cuatro tipos de clases sociales: una minoría muy rica, una clase media pequeña, una mayoría de clase baja y un tercio que vive por debajo del umbral de pobreza. Y para solucionar esto, Mañueco “liberalizaría, diversificaría y desmonopolizaría” la economía. Y esto es porque, actualmente, “Putin y Medvedev han monopolizado la economía. Todo está en manos de los grandes consorcios energéticos. Se han apropiado de todo lo demás porque tienen mucho dinero. Antes había quioscos, estancos, zapaterías ahora son todo cadenas. Rusia se está quedando sin industria. Depende de sus materias primas”, lo que le hace ser muy dependiente del comercio exterior. Y si la economía de los países importadores de sus productos funciona, Rusia funciona; pero si es al contrario, Rusia decae.

Además, a esto hay que sumarle que existe muy poca presión social por el miedo que se tiene a los cambios. “Creen que siempre que hay cambios son a peor. Y tienen razón porque por los cambios de después de la URSS la gente se quedó sin ventajas sociales, sin trabajo. Y ese miedo Putin lo explota”, concluye Mañueco.

Publicado en:
Diario El norte de Castilla
Diario La rioja

Read Full Post »

Older Posts »